El ataque de los dientes zombies

Cuando un diente tiene necrosis pulpar su color cambia de blanco a oscuro. La necrosis tiene usualmente dos causas: la primera y más frecuente es infecciosa (caries), la segunda es traumática.

El diente en su interior contiene un paquete neurovascular localizado en un conducto en la raíz que desemboca en una cámara (pulpa) en la corona. Si el paquete neurovascular sufre una agresión se necrosa y esta necrosis es la que produce el color oscuro del diente que puede ir desde amarillento oscuro, hasta marrón o incluso gris.

El tratamiento del diente oscuro empieza por un cuidadoso examen clínico y radiográfico. Es necesario determinar si el diente es restaurable y para eso la raíz debe estar  íntegra.

Si la causa de la decoloración es una caries profunda es necesario ver la profundidad de la caries y determinar si compromete la raíz. Si la raíz está íntegra o si la caries no está situada por debajo del nivel del hueso que está bajo la encía el diente es restaurable. El primer paso será es la eliminación de la lesión infecciosa mediante una endodoncia que es la limpieza del conducto radicular y de la cámara pulpar y su posterior obturación hermética. Tras la fase antiinfecciosa, es necesario hacer una fase restaurativa estética mediante una carilla o corona de porcelana dependiendo del grado de destrucción de la corona dental.

Si la integridad dental es aceptable se colocan en el interior agentes blanqueadores para después “rellenar” el diente con pasta y mejorar la estética del mismo.

Por otro lado si el origen de la decoloración es un traumatismo dental, hay que investigar la presencia de una fractura o fisura radicular. Si la raíz está integra deberá seguirse el mismo protocolo de endodoncia y restauración expuesto en el caso anterior.

Si existe cualquiera de estas dos situaciones (fractura o fisura radicular) el diente no es restaurable. Hay que tener en cuenta que una microfisura es un espacio que siempre va a estar colonizado por microorganismos y siempre va a dar signos y síntomas de infección (dolor, fistulas, abscesos, etc.), por lo que en este caso el tratamiento deberá ser obligatoriamente la extracción de la pieza dentaria y su sustitución por una prótesis que puede ser dentosoportada (puente fijo de porcelana) o implantosoportada (implante dental).

Como puedes ver el apocalipsis zombie puede llegar en cualquier momento pero depende de ti solucionarlo. Agenda tu cita, somos expertos en tu sonrisa.