Las extracciones son un procedimiento muy frecuente que se realiza en una clínica dental. Existen muchos mitos y desinformación sobre este tema, por ejemplo que algunos brackets son la solución para evitar las extracciones. Lo cierto es que las extracciones se deben realizar en situaciones muy específicas con la finalidad de crear espacios para poder acomodar o alinear las demás piezas dentales.

Quizá en los inicios de la Ortodoncia las extracciones no eran una alternativa de tratamiento, pero hoy se ha demostrado con amplia evidencia de casos tratados a nivel mundial, que es una opción válida y necesaria en casos específicos.

¿Por qué se extraen dientes “sanos” para alinear los arcos dentales?

Las extracciones en un tratamiento están indicadas en determinados casos y sobre todo en base al resultado de un análisis minucioso de la evaluación clínica y de los exámenes auxiliares como son: análisis radiográficos (radiografía cefalométrica – panorámica), modelos de estudio (moldes de los dientes en yeso), fotografías, análisis dentarios, trazados cefalométricos, montajes de articulación, análisis faciales, tomografía, etc.

A continuación le mencionaremos las principales causas de extracción dental en tratamientos Ortopedico Maxilares.

Falta de espacio

Se extraen las piezas dentales generalmente los dientes premolares  (primeros premolares), para ganar espacio y acomodar las demás piezas dentales correctamente en el arco dental. Si existe una gran falta de espacio que no se pudiera corregir por otros medios (expansión de las arcadas, desgaste interproximal –stripping-, etc.), mediante la extracción de uno o dos dientes se podría conseguir el espacio suficiente para alinear correctamente el resto. Esta decisión no es caprichosa, sino que obedece al resultado de una serie de análisis y mediciones.

Estética facial

Para poder mejorar tanto funcional y estéticamente la relación de los maxilares y poder coordinar correctamente la parte superior y la inferior; es decir si existe un problema de oclusión entre el maxilar superior y la mandíbula inferior, y si no se puede realizar la corrección con otros medios (ortopedia, cirugía, expansión maxilar, etc.), la extracción dental  puede ayudar a conseguirlo. Algunos ejemplos son:

El maxilar superior está adelantado por hiperplasia del maxilar superior (Condición osea bastante rara en la población nacional) y mediante la extracción de un premolar de cada lado de la parte superior podríamos retruir (llevar para atrás) el sector anterior para corregir el resalte entre arriba y abajo.

A esta situación se le denomina prognatismo maxilar . El objetivo clínico en estos casos será equilibrar la mordida (posicionar correctamente los caninos para proteger y estabilizar la oclusión) y las demás piezas dentales a fin sean funcionales (sirvan para poder masticar, hablar etc) y estéticamente aceptables (hay una mejora del aspecto facial).

La mandíbula inferior está más sobresalida que el maxilar superior. En este caso se podría realizar la extracción de dos premolares inferiores (uno de cada lado) para retruir el sector anterior y mejorar la oclusión.

Debemos tener presente que en estos casos de prognatismo se puede solucionar solo con bracket siempre y cuando el caso sea leve. Los casos con gran discrepancia en el volumen mandibular (mandibulas grandes – prognatas) requerirán tratamiento quirúrgico adicional en algunos casos.

En situación de biprotrusión

Cuando tanto el aspecto del maxilar superior e inferior están adelantados, creando una estética facial con un 1/3 inferior de la cara sobresalido o abultado. Al extraer os dientes premolares  arriba y abajo podríamos retruir los sectores anteriores hacia atrás con la finalidad de lograr una mejor armonía facial y no menos importante establecer una adecuada relación dentaria.

Existen casos que van a requerir la evaluación de un cirujano maxilofacial, ya que los brackets es una opción en casos leves. La radiografía cefalométrica o lateral estricta es necesaria en estos casos para evaluar muchos aspectos de vital importancia clínica.

No olvidemos que en la mayoría de casos será también necesario la extracción de las terceras molares o muelas del juicio.

Extracción de incisivos inferiores

La extracción de un incisivo inferior por motivos terapéuticos es relativamente frecuente.

Las situaciones en que se debe valorar esta posibilidad son:

  • Tratamiento de incisivos con importante recesión gingival y apiñamiento.
  • En casos de agenesia de los dos incisivos laterales superiores o por agenesia de otro incisivo inferior.
  • Extracción de uno o dos incisivos inferiores por apiñamiento incisivo muy grave
  • Extracción de un incisivo inferior en Clases III para compensar la una arcada asimétrica.

¿Existe algún bracket que evite las extracciones?

Como mencionamos ningún tipo bracket evita las extracciones. Si bien existen en el mercado sistemas de brackets autoligantes (Brackets DAMON, In Ovation, etc), que reducen en algunos casos la necesidad de extracciones dentales, son muchos factores que se deberá analizar para poder determinar la extracción de dientes. Entre los puntos a analizar son la edad del paciente, grado de compromiso facial, severidad del apiñamiento dental, entre otros factores.

¿Existen alternativas para evitar las extracciones?

Uno de las principales de motivos de extracción es la falta de espacios para poder acomodar las demás piezas dentales, por ello hay una alternativa denominada “stripping” o “desgaste interproximal dental”, que se realiza en algunas casos donde la falta de espacios no justifique la extracción de 1 o 2 dientes. Una duda frecuente también es que si extrayendo las últimas molares o muelas del juicio sirven para crear espacios y evitar las extracciones de premolares. Si bien en muchísimas ocasiones las extracciones de las muelas del juicio son necesarias en el tratamiento, no son exactamente para crear espacios, ya que esto significaría mover las demás pieza dentales para el lugar de las terceras, siendo bio-mecanicamente casi imposible de realizar.

(En el stripping, se reduce el volumen de las piezas dentales, por medio de un desgaste de la pieza dental)

Conclusión:

Entonces la extracción de una pieza dental es una decisión concienzuda y responsable del profesional y aunque esto suponga una idea difícil de asimilar para el paciente, ya que muchas veces estas piezas están integras (totalmente sanas), se debe comprender que es necesario para conseguir una mordida funcional, estable y atractiva.

Ten la seguridad de que en Unidad del Ángel siempre vamos a velar por la integridad, funcionalidad y estética de tu sonrisa tomando las mejores decisiones no sólo para hoy, sino para el futuro de tu sonrisa, queremos ayudarte ¡Llámanos y pide una cita!